Menos

Viviré, entonces, sin pensar
sin sentir
entre tus sábanas blancas
enredado en tus brazos y tus piernas
en algún un hueco de tus sueños
Al fin de tu estupor matinal,
pero antes del regreso
En el borde mismo de tu percepción
como una idea incontrolable

Quiero ser menos
menos que un libro en tus manos
o una almohada bajo tu cabeza
menos que una lluvia imperceptible
que apenas acaricie los tambores del tejado
Quiero ser menos para perderme
en la jungla quántica de tus neuronas
menos, para que no duela
cuando me lleve la marea del olvido
Y aún menos, para no darme cuenta
cuando ya no pueda darme cuenta
De que ya no estoy con vos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *