Tía Cúquele

Ayer murió Judith “grande”, como la llamábamos para diferenciarla de Judith mi hermana, incluso después de que ésta última  renunciara al Judicismo y se uniera a la Marina de guerra. Justo ese día vino a usar para irse: el día en que – por aquí, por Canadá – uno se levanta preparado a leer en

Read More